En vista de la evolución y avance que ha cobrado el COVID-19 en muchos países, sitios como los restaurantes y bares han podido reanudar sus actividades en distintos lugares de los Estados Unidos.

Para ello han decidido tomar en consideración las siguientes indicaciones con la finalidad de proteger a los empleados, clientes y comunidades y de esta manera continuar con la desaceleración de la propagación del virus.

Los restaurantes y bares en compañía de los funcionarios de salud locales y estatales, pueden determinar pueden ser implementadas estas recomendaciones, la manera de hacerlo, y si se hace necesario realizar algún tipo de ajuste de acuerdo a las necesidades y circunstancias que se presenten dentro de la comunidad local.

Dicha implementación debe encontrarse guiada por lo que resulte posible, práctico, aceptable y necesario en cada comunidad. Con este tipo de consideraciones lo que se busca es complementar, más no reemplazar, cualquier ley, norma y regulación de salud y seguridad estatal, local, territorial o tribal a la que se deban acoger las empresas.

Principios orientadores que se deben tomar en consideración

En la medida en la que más personas interactúen y más tiempo usen, será mayor el riesgo de propagación del COVID-19. Esta es la forma en la que se incrementa el riesgo de propagación del virus en entornos como restaurantes o bares:

  • Riesgo más bajo: cuando el servicio de comida solo está limitado a la atención a través de una ventanilla, servicio de entrega, comida para llevar y retiro en la acera.
  • Riesgo: el servicio recomendado es el de atención por ventanilla, entrega, comida para llevar y retiro en la acera. El servicio de comida en el mismo lugar debe limitarse a brindar atención al aire libre, mientras que la capacidad en las áreas para sentarse debe ser reducido, de manera que las mesas se encuentren separadas al menos seis pies una de la otra.
  • Mayor riesgo: cuando se ofrece se ofrece un servicio de comida en interiores y exteriores. En tal sentido, la capacidad dentro de las áreas para sentarse debe ser reducido hasta que las mesas se encuentre con una separación de al menos seis pies entre sí.
  • Un alto riesgo: tiene su origen en un servicio de comida en interiores y exteriores, mientras que la capacidad dentro de las áreas para sentarse no se presenta reducida y las mesas no se encuentran separadas aproximadamente a unos seis pies unas de otras.

Es importante mantener presente que el COVID-19 hace su propagación principalmente por medio de las gotitas respiratorias que liberan las personas cuando hablan, tosen o estornudan. También es posible que el virus se transmita a las manos por medio de alguna superficie que se encuentre contaminada, y de allí a la nariz o la boca, para causar la infección. En tal sentido, las prácticas de prevención personales como lo son lavarse las manos, quedarse en casa, entre otras, como realizar las tareas de limpieza y desinfección ambiental se muestran como principios de gran relevancia.