Esta es una aplicación, de la que se sabe fue creada en China, y en la actualidad cuenta como la segunda más descargada durante el segundo cuatrimestre de este año, pero además, la segunda en crecimiento cuando nos referimos al número de instalaciones.

Tik Tok nos brinda la posibilidad de grabar, editar, compartir y ver vídeos de corta duración, pero además con ella podemos enviar y recibir mensajes. Tales posibilidades la han hecho bastante popular entre el público más joven, que es el sector que más la utiliza como una manera de comunicarse.

Pero también, en torno a ella han surgido acusaciones de censura de vídeos que presentan contenidos polémicos como por ejemplo las revueltas vividas en Hong Kong, o las más recientes decisiones tomadas en algunos gobiernos debido a la prohibición de su uso, situación que nos lleva a preguntarnos si realmente es seguro su utilización.

Nuestros móviles hablan

Nuestros móviles nos revelan de forma directa o indirectamente, innumerable información sobre nosotros. Un ejemplo de ello es que sea posible que una aplicación no cuente con acceso al GPS, pero por medio de la información de la wifi a la que estamos conectados o de la dirección IP que tengamos asignada es posible conocer nuestra ubicación.

Súbitamente, todo queda sujeto a que las empresas que se encargan de desarrollo de dichas aplicaciones se dediquen a llevar a cabo buenas prácticas con la información que les estamos confiando, y que de este modo la traten con auténtica transparencia.

Una aplicación con artimañas y fallos

Si se analiza la aplicación desde el punto de vista técnico, se pueden encontrar algunos aspectos que son cuestionables, entre ellos que continuamente TikTok lee todos los textos que copiamos en el móvil. Vamos a imaginar que nos encontramos haciendo alguna compra y procedemos a abrir la aplicación de banca online, se copia número de la tarjeta o el PIN con la finalidad de pegarlo en el navegador donde estamos a punto de pagar, y en ese momento TikTok tiene acceso a dicha información.

No obstante, también se ha descubierto que la actual versión de la aplicación se encuentra almacenando direcciones MAC de sus usuarios aprovechando una vulnerabilidad de seguridad del sistema operativo de Google.

En el caso de las versiones anteriores de Tik Tok, estas eran vulnerables a ataques MITM (Man In The Middle), debido a que no usaban conexiones seguras. De este modo, un atacante contaba con la posibilidad de suplantar los servidores de TikTok a fin de obtener toda nuestra información o quizás, de alterar lo que pudiéramos subir o descargar desde la misma. Por si fuera poco, se presenta otro fallo en el que se le permitía a los usuarios maliciosos ver y publicar vídeos que en teoría se encontraban marcados como privados.

El problema real con esta aplicación es que por más que se analice el software, no es posible controlar aspectos como:

  • ¿Por dónde pasan nuestros datos?
  • ¿Qué hacen con ellos los servidores de Tik Tok?
  • ¿Durante cuánto tiempo se almacenan?

Si se cruzan con otros datos para elaborar perfiles