Si llegas a pasar por el costado de alguna venta de semillas de cannabis, de seguro inmediatamente se te viene a la mente el hecho de que, durante demasiado tiempo esta ha gozado de mala reputación debido a la guerra que se emprendió desde hace algún tiempo contra las drogas, aunque es mundialmente conocido que la misma se empleó durante siglos por hombres y mujeres en medio de sus momentos más íntimos. De las propiedades medicinales que se atribuyen al cannabis mucho se ha hablado, por lo que a continuación mencionaremos diversos de sus usos en materia sexual, bien sea como medicamento o también como afrodisíaco.

En el siglo pasado, en medio de la década de los 30, en Rusia las mujeres se dedicaban a preparaban una mezcla de cannabis compuesta de grasa de cordero denominada Nasha, la cual era untada en la zona vaginal con el fin de minimizar los dolores durante las primeras relaciones sexuales, sobre todo si era durante la noche de bodas. En el caso de los hombres Serbios, estos solían emplear un compuesto afrodisíaco que era hecho de hachís, acompañado de mantequilla de almendras, pétalos de flores, diversas hojas, especias y raíces. Alrededor del mundo, el cannabis siempre ha sido utilizado como una efectiva medicina para la impotencia sexual, de ello mencionaremos algunos casos a continuación.

Se sabe que al menos desde el siglo XI ya se constataba en los herbarios medievales una mezcla proveniente del cannabis mezclada con grasa que era presentada en forma de pomada podía ser de ayuda al momento de desinflamar el dolor de senos que era provocado por la menstruación o por amamantar. La cannabis hace presencia en distintos compuestos analgésicos debido a las propiedades que contiene para desinflamar y minimizar el dolor.

En Uganda, se ha utilizado el cannabis durante años a fin de tratar diversas enfermedades cuyo origen es de transmisión sexual, bien sea a través de su versión fumada o masticada, pero también era posible por medio de una infusión de cerveza. Se encuentra documentado que aproximadamente desde el siglo VII, quienes se dedicaban a practicar yoga tántrico ya utilizaban el cannabis dentro de contextos rituales con el fin de hacer del sexo una sublime experiencia; de acuerdo a diversos reportes, se muestra que los “orgasmos de cuerpo completo” provienen de estas prácticas que se conforma como una manera de meditación, pero además su efecto logra potenciarse con el uso del cannabis.

En diversos festivales que se llevan a cabo en la India, suele consumirse un smoothie denominado bhang. Esta mezcla es realizada con yogur o leche, nueces, especias y naturalmente y cannabis. Dicha mezcla es consumida durante los festivales de Holi y Shivaratri, y se conforma como parte de las prácticas ayurvédicas. El bhang es usado para minimizar la ansiedad que se asocia con el contacto sexual, tiene la propiedad de curar la indigestión, y además cuenta con propiedades afrodisíacas.

Por otro lado, en Marruecos, el Líbano y en Egipto se suele consumir kif, esta es una bebida hecha a base de cannabis que se supone erradica la impotencia, y en términos medicinales puede ser combinada con opio, jengibre, lavanda y otras hierbas afrodisíacas, con lo que se consiguen efectos similares a los del bhang hindú.