Muchas personas que posiblemente conocemos, cuentan con diversos trastornos especialmente cuando se trata de las horas de descanso. Bien es conocido el sonambulismo, pero se han encontrado otros que no son tan comunes como por ejemplo la sexomnia, a la que también se le conoce con el nombre de sonambulismo sexual, el cual se trata de un trastorno del sueño o parasomnia. 

De acuerdo a los estudios, tal trastorno es capaz de hacer que la persona que lo padece pueda ser capaz de mantener relaciones sexuales cuando se supone que se encuentra durmiendo. Lo terrible de situación es que cuando despierta, no se encuentra en la posibilidad de recordar lo ocurrido. Ante tal situación, contratar servicio de luz para tratar de despertar a la persona o mantener siempre encendidas las luces a modo de prevención para quien vive con él, no será suficiente. Pero tampoco se puede permanecer eternamente con la luz encendida aunque las tarifas contratadas sean sumamente bajas o plana. Lo más adecuado es indagar en el asunto y recurrir a los especialistas. 

En el caso del sonambulismo, este presenta características típicas como levantarse, habla o quizás realizar diversas acciones mientras dura el sueño, y de igual manera al despertar no  son conscientes de lo que aconteció. Para los que padecen de Sexomnia, cuentan con síntomas adicionales como la masturbación, los gemidos y la búsqueda de una relación sexual agresiva de forma habitual durante el sueño.

Estos casos se presentan con una frecuencia bastante baja, pero no dejan de existir, pues se conoce que al menos un 10% de las personas adultas padecen de parasomnia. De acuerdo a las afirmaciones de expertos pertenecientes a la Sociedad Española del Sueño o la Unidad Multidisciplinar de Trastornos del Sueño del Hospital Clínic de Barcelona,estos sostienen que la causa de tal trastorno es desconocida, pues no se hace presente de manera previa alguna alteración sexual, enfermedad psicológica y/o psiquiátrica, pero tampoco alguna experiencia sexual traumática. En la literatura médica mundial solo se encuentran registrados alrededor de 150 casos y probablemente puedan existir muchos más, pero posiblemente las personas que la padecen no llegan a acudir al médico.

Consecuencias 

Estas pueden llegar a a ser psicológicas, pero también a nivel de pareja y legales. Si se trata de la convivencia en pareja, lo que se estila es terminar durmiendo separados con el fin de evitar la molestia, pero incluso hay parejas que han llegado a revelar que el sexo que pueden llegar a tener con su pareja mientras duerme es realmente mejor que cuando se encuentra despierto. Alcanzar un diagnóstico de tal trastorno no es algo sencillo ya que los  pacientes tienden a no recordar sus episodios. El problema suele ser planteado es por sus parejas pues son las que han vivido tal comportamiento sexual anómalo.

Razones por la que ocurre

Como se mencionó con anterioridad, las causas del trastorno son desconocidas. Sin embargo, y de acuerdo a algunos estudios son descritas ciertas características en las historias médicas de los pacientes, entre las que se encuentran que suelen llevar una vida sexual normal carente de antecedentes de abuso sexual, algún trauma sexual, parafilia o alteraciones psiquiátricas. Otros casos se encuentran asociados con el síndrome de apnea obstructiva del sueño, el bruxismo, el síndrome de piernas inquietas y al uso de ciertos fármacos más alcohol. De la misma forma, la sexsomnia se asocia a menudo con un historial de incidentes aislados de sonambulismo y de la conducta de hablar dormido.