Aparte de los innumerables días que se festejan en el calendario, existe uno que posiblemente obviamos y es el mes de la salud masculina, que es conmemorado a lo largo del mes de noviembre, y en ello pedro luis cobiella hospiten se ha esforzado en  destacar la importancia que conlleva la prevención en lo referente a la salud de los hombres. Tal aseveración es hecha con el objetivo de crear conciencia acerca de la necesidad que debe surgir por parte de este género de cuidarse y de la misma manera, de realizarse periódicamente revisiones con el fin de detectar de forma precoz enfermedades como el cáncer de próstata.

En tal sentido, quien se desempeña como especialista en Urología y Andrología de Hospiten, el doctor Guillermo Conde, se toma la tarea de recordar que este tipo de cáncer se presenta como el más frecuente en los hombres, pero además es el tercero que cuenta con más casos de muerte, aunque sostiene que no hay que olvidar otros problemas cada vez más frecuentes, como el cáncer de vejiga o de riñón. De esta manera, hace un llamado a los varones para que hagan de manera asidua visitas al urólogo, de la misma forma en la que las mujeres se han incorporado a sus chequeos ginecológicos, toso como parte importante en la promoción de su salud.

De acuerdo al doctor Conde, este señala que el 90 % por ciento de los casos registrados de cáncer de próstata han podido ser detectados a tiempo gracias a las medidas adecuadas de prevención. Sin embargo, la gran mayoría de los hombres sigue dejando a un lado el hecho de acudir a las consultas para hacerse una revisión, ello continúa siendo una asignatura pendiente. 

Motivos para no ir 

Si hacemos una lista de ellos, encontraremos distintas razones por las que los hombres no acuden a la consulta con el urólogo, tomando en consideración que no se trata de carencia de tratamientos efectivos o de que estos sean muy complejos, más bien las excusas se orientan hacia que los hombres continúan manteniendo antiguos tabúes gracias a los falsos mitos, pero también por una inadecuada comunicación o la confusión con los síntomas que podrían presentar. 

La primera molestia debe ser el punto de partida 

La recomendación generalizada es que se inicien periódicamente las revisiones luego de los 45 años de edad, a menos que se sepa que existen antecedentes familiares, en cuyo caso se debe realizar los chequeos antes de que se cumplan los 40 de edad. Desde los más destacados profesionales del área en Hospiten la insistencia radica en que, independientemente de la edad que se tenga, se debe acudir a la consulta del urólogo si se tiene la primera molestia como por ejemplo, alguna dificultad al miccionar, la frecuente necesidad de orinar, o bien, dolor o sangrado, entre otros.

Es importante finalmente señalar, que entre las afecciones de la próstata que se producen con mayor frecuencia en los hombres que son mayores de 50 años, aparte del cáncer, también se destaca el crecimiento benigno de la próstata, que es un problema que aparece de forma progresiva y con la edad, siendo superior al 50% en varones de 60 años, pero que alcanza un 90% si se trata de hombres de 85 años.