Hasta ahora estamos conociendo de cerca el uso de las zapatillas de andar en casa y la práctica de deporte, dos actividades que se han llevado hasta el abuso en el hogar, convirtiéndose en las principales causas de las patologías más frecuentes en los pies que han sido detectadas y tratadas después de pasar un largo periodo de aislamiento debido al estado de alarma que se decretó ante la pandemia de la Covid-19. De esa manera lo indicó un comunicado del Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV).

Tras el inicio de la desescalada del estado de alarma, la entidad realizó un balance de la forma en que la cuarentena ha afectado la salud de los pies, detallando que «algunas de las afecciones más comunes que se están tratando son traumatismos en dedos, pie y tobillo, onicocriptosis por mal corte de uñas, hiperqueratosis y helomas, entre otros».

«En primer lugar, encontramos a personas mayores con uñas engrosadas, hiperqueratosis, helomas y otras patologías que han empeorado con el confinamiento. Son pies que sufren un proceso degenerativo muchas veces agravado con patologías como la diabetes», así lo señaló la vicepresidenta del Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana, Pilar Nieto.

En tal sentido, los profesionales han aconsejado que se utilicen las zapatillas de andar en casa solo durante breves espacios de tiempo, debido a que «este calzado no cuenta con las características que requiere un zapato o zapatilla que va a ser utilizado durante varias horas». En este sentido, señalan que «por ejemplo, su suela y su horma no son adecuadas» y que además estás no suelen ir abrochadas ni cuentan con contrafuertes.

«Claramente se ha abusado del uso de este calzado. Mucha gente va todo el día en zapatillas de estar por casa, salvo el momento de ir a comprar, pasear o hacer deporte. Esto ha provocado molestias en los pies surgidas por el cambio repentino a este tipo de calzado durante muchas horas. Incluso para andar por casa es recomendable utilizar un calzado adecuado. Esas zapatillas son solo indicadas como calzado de transición en casa: ir a la cama o al despertarse», argumenta Pilar Nieto.

Del mismo modo, expuso que ese tipo de calzado era utilizado antes tan solo unos 30 minutos al día, mientras que, durante el confinamiento se ha pasado a utilizar durante al menos doce horas. Otro aspecto relevante ha sido la práctica de deporte en casa durante el aislamiento, por lo que, desde el Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana sostienen que «también ha pasado factura a los pies», señalado que «ya se están viendo en las consultas los efectos en los pies de haber practicado deporte en casa».

En relación a esta afirmación, los podólogos destacan que el tipo de pavimento de los hogares «es cerámico o de parquet y no es el idóneo» para la práctica de ningún deporte, por lo que han detallado que «las lesiones más frecuentes por este motivo han sido esguinces, fisuras y traumatismos, entre otros».