En la norma que fue publicada en el DOF se estableció que la Cofepris será la responsable de expedir las licencias para la producción, investigación y prescripción de marihuana con fines médicos, aunque el Congreso mexicano mantiene pendiente la aprobación de la legislación en referencia al uso lúdico de marihuana.

En días recientes, el gobierno del país llegó a publicar el reglamento que norma el uso, la venta y la distribución de la marihuana medicinal así como del actitube, luego de tres intensos años desde que el Congreso la había legalizado. El presidente Andrés Manuel López Obrador publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el Reglamento de la Ley General de Salud en Materia de Control Sanitario para la Producción, Investigación y Uso Medicinal de la Cannabis y sus Derivados Farmacológicos.

Dentro de esta norma está regulada la producción primaria de marihuana, su experimentación para la salud, la investigación farmacológica, la fabricación de medicamentos y su uso médico en diagnóstico, prevención, terapia, rehabilitación y cuidados paliativos.

Así mismo, el reglamento contempla asuntos relacionados con los permisos que se deben expedir para aquellos profesionales que deseen hacer investigación medicinal de la cannabis, siembra con fines de investigación y fabricación, y también la prescripción de los medicamentos.

En la norma se establece: «Las droguerías, farmacias o boticas autorizadas para suministrar al público medicamentos de cannabis deberán contar con un registro de los pacientes, acorde a las disposiciones jurídicas aplicables en materia de protección de datos personales».

Esta es una publicación que surge luego de la reforma a la Ley General de Salud que fue aprobada por el Congreso durante el mes de abril de 2017, mientras aún se encontraba en el gobierno Enrique Peña Nieto (2012-2018). Cabe destacar que, en su momento se trató de una legislación que era innovadora, grupos activistas se enfocaron en denunciar el desinterés de Peña Nieto y de López Obrador para expedir la reglamentación que se necesitaba para que se comenzara a aplicar.

En base a dicho reglamento, ahora la industria mexicana de la cannabis medicinal cuenta con la posibilidad de dar inicio a la ejecución del reglamento bajo la supervisión de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

La Cofepris, ente que es dependiente de la Secretaría de Salud, es quien se encargará de emitir las licencias sanitarias en lo referente a la producción, investigación y prescripción. La norma indica que: «Los establecimientos que presten servicios de atención médica y suministren medicamentos de cannabis deberán cumplir, para su operación, con las disposiciones contenidas en el reglamento».

Dentro del reglamento también se encuentran contemplados los permisos de importación y exportación de fármacos derivados, medicamentos de cannabis y materia prima, como también de semilla botánica, plántulas para siembra y material vegetal de propagación.

Esta se trata de una nueva norma que se ha publicado cuando el Congreso de México aún mantiene pendiente la discusión de un proyecto para legalizar la marihuana con fines recreativos. Mientras, el Senado aprobó la nueva Ley Federal para la Regulación del Cannabis, en donde se legaliza el cultivo, la producción, el consumo, la distribución, la industrialización y la venta de la marihuana bajo control federal.