Si queremos destacar en el mercado laboral en cualquier parte del mundo, lo mejor que podemos hacer es estudiar un MBA en España, sobre todo en el transcurso de esta pandemia, aseguran estudiantes en el foro de estudio eae opiniones.

Los programas educativos híbridos nos ayudan a potenciar el pensamiento crítico y también las competencias digitales, este es un contexto en donde imperan habilidades como la adaptabilidad, la resiliencia y la creatividad

Cursar un MBA se ha convertido en un requisito casi imprescindible si lo que buscamos es progresar dentro del mundo de los negocios. Lo que en otros tiempos sólo se trataba de una formación que era exclusiva y estaba dirigida a altos cargos, en la actualidad se ha convertido en una opción que es mucho accesible y abierta que nos permite no solo alcanzar puestos de gestión y de dirección, sino que nos aporta esos conocimientos y habilidades que resultan imprescindibles para adentrarnos en el mercado laboral que se ha visto seriamente afectado por la covid-19.

No es un secreto que la pandemia se ha encargado de acelerar la transformación digital de las empresas, cambiando la manera de trabajar y además ha potenciado el teletrabajo, haciendo más que nunca indispensables competencias como la adaptabilidad, el pensamiento crítico, la capacidad de liderazgo e innovación y la gestión de equipos en remoto; aspectos donde inciden numerosos de los MBA más demandados en todo el mundo.

“Esta pandemia va a suponer un antes o un después, porque está cambiando algunos de nuestros hábitos como profesionales y como clientes. Por eso, será importante encontrar la manera de adaptarnos y adelantarnos, para estar mejor preparados de cara al futuro”, así lo afirmó Josep Franch, quien es decano de Esade Business School.

Esa noción de un “trabajo para toda la vida”, ha ido desapareciendo, asegura Franch, y la vida media de las empresas se ha ido acortando, surgiendo empleos que no existían hace tan solo una década y dentro de otros 10 años habrá unos nuevos que hoy quizás no imaginemos.

“Cada vez trabajamos más por proyectos, y un MBA, por su preparación, entiende cómo afrontar ese reto, pudiendo incluso compaginar varios proyectos de manera simultánea”, lo que implica, señala Franch, la capacidad de aprender y desaprender, y un aprendizaje continuado.

Claves para formarse en el mundo profesional

El contexto que se ha propuesto en la actualidad ha provocado una mayor demanda de perfiles cuya experiencia se enfoque hacia el diseño e implantación de estrategias digitales, siendo este un factor que debe tomarse en consideración al momento de comprobar la programación de un MBA.

“Es muy importante que el currículum se centre en habilidades y competencias relacionadas con la innovación y la tecnología, y cómo alinearlas con el negocio”, acota José Esteves, quien es vicedecano de programas MBA de IE University.

Las competencias digitales se conjugan con otras como por ejemplo las habilidades analíticas y una visión de negocio que están orientada hacia los datos, aunque también hacia una necesaria combinación de las conocidas como habilidades blandas o soft skills: agilidad en la toma de decisiones, resiliencia, tolerancia al estrés, creatividad y flexibilidad, tan solo por mencionar algunas de las más relevantes.